La Bulimia

La Bulimia o bulimia nerviosa (trastorno psicológico y trastorno alimentario) fue descubierta inicialmente como método de adelgazamiento por el representante de modelos y estilista Charles Bulimia, y revelada como patología por el doctor Drake Ekaf Ramoray (U.S.A.). Es una conducta durante la cual el individuo se aleja de las pautas de alimentación saludable consumiendo comida en exceso en periodos de tiempo muy cortos, para después buscar eliminar el exceso de alimento a través de ayunos, vómitos, purgas o laxantes. Empezó a practicarse en los años 80 por modelos que representadas por Charles Bulimia, el cual invitaba a sus clientas a vomitar para no digerir la comida, a modo de sistema de adelgazamiento y mantenimiento de línea. Antes de ser identificada como una práctica contraproducente y peligrosa tuvo bastante éxito entre las mujeres, tanto es así que se llegaron a vender artilugios para inducir al vómito con motivos decorativos e incluso con incrustaciones de piedras preciosas. Charles Bulimia murió en el año 1994 en extrañas circunstancias, rodeado de juguetes eróticos y todo tipo de drogas.

Anuncios

Apartidista

Normalmente no me gusta poner a parir actuaciones de lo que hace un gobierno u otro para que no me vinculen con ningún partido, pero no me gusta como lo están haciendo ninguno de ellos. Las acciones políticas se están convirtiendo en una serie de despropósitos centrados más en ver que hace o no el oponente que en intentar solucionar los problemas de la mayoría.
Están más casados con sus “amigos” que les “apoyan” (en el mejor de los casos) y luego les deben favores políticos que en el bien común.
Nadie quiere bajarse de la poltrona, y las soluciones las buscan en recortar… pero a quien es más fácil, no a quien deben… y eso lo han hecho y lo están haciendo todos los partidos políticos.
Siempre ha habido y va a haber gente que se aproveche de su situación de poder, pero es en estos momentos cuando se hace más evidente e injusto.
Y digo apartidista (aunque no sé si es la palabra correcta) y no apolítico porque la política sí me interesa, pero no me convencen los partidos.
La política, como ya me hizo ver un amigo, está en todas partes, en todas las relaciones que tienes en tu vida, de una manera u otra; así que es imposible considerarse apolítico totalmente… hasta la abstención se da en las relaciones personales, profesionales.
La política gubernamental también me interesa… al fin y al cabo sus decisiones repercuten muy directamente en nuestras vidas. Pero como dije, y me despido con ésto, no me convence ningún partido con su forma de actuar o luchar desde la oposición por el bien común… ni a nivel regional, ni a nivel nacional, ni tampoco internacional