Algunas cosas que parece mentira que no sepa una ministra

Me uno a una iniciativa para protestar por la aprobación íntegra de la llamada “Ley de economía sostenible” una ley que trata de generar un modelo económico no dependiente de burbujas financieras, inmobiliarias etc. Para que nos entendamos, generar riqueza para el país de una manera duradera al margen de sectores económicos expuestos a altibajos.

El punto clave de esta ley, el que nos atañe, al margen de otras propuestas más o menos interesantes, trata de proteger la propiedad intelectual como parte de dicho modelo económico para convertir éste en uno de los nuevos sectores estratégicos.

Hablamos del sector de la cultura, que en países como Gran Bretaña es un gran adalid de su IPC, un lugar, el Reino Unido, donde la cultura se toma bien en serio.

El punto crítico de la ley no es otro que la posibilidad de cerrar una página web sin necesidad de una resolución judicial, es algo gravísimo, si bien podemos dudar de independencia absoluta del poder judicial, imagínense de una “comisión independiente” ¿Quien nombre tal comisión? ¿Bajo que requisitos? ¿Qué defiende la comisión? ¿A quién defiende? ¿Quién vigila al vigilante?

A continuación una serie de reflexiones sobre el asunto:

  • Estamos de acuerdo en que vivimos en un país con un potencial cultural impresionante, respaldados y sostenidos por la emergente cultura hermana iberoamericana y con una historia que envidiaría cualquier país de primer orden.
  • En plena crisis audiovisual, con Series Yonkis al alcance de nuestros ratones y dejando en el paro y sin subsidio a millones de manteros el cine español y por ende nuestra cultura ha batido récords de taquilla y espectadores en nuestras maltrechas y decadentes salas de cine. ¿No es posible que esto sea debido a la mejora de nuestros contenidos? o ¿quizá a el acercamiento de nuestros contenidos al gusto del público?
  • El artista sale favorecido de la “crisis” es el intermediario el que deja de ganar dinero a costa del creador, ¿el ministerio de cultura protege al artista o al intermediario?
  • Creemos que el negocio editorial tradicional, más que nos pese, está herido de muerte y no puede formar parte de una “ley de economía sostenible”ya que no se sostiene ni con hormigón amado. No podemos criminalidad a la sociedad entera, la sociedad no cambia con las leyes, las leyes tienen que cambiar para adecuarse a la sociedad en la que vivimos.
  • Una comisión no puede decidir el cierre de una web, eso sólo lo puede hacer un juez por los derechos que les otorga la constitución y la necesaria separación de poderes (base de la democracia).
  • Los esfuerzos del ministerio de cultura tienen que proteger la cultura, en primer lugar y el negocio de la cultura en segundo lugar. Su misión es acercar la cultura a la sociedad y administrar sus presupuestos para crear contenidos de calidad y potenciar el talento de los creadores, no para hacer negocio con productos de baja calidad.
  • La copia privada no puede estar perseguida, tener la cultura al alcance de la sociedad no puede primar sobre el negocio de la cultura.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s