El 118 es para los bomberos, atontao

Bomberos de Ginebra triunfan en Suiza con un vídeo en el que aclaran, a ritmo de rap, la confusión entre su número de emergencias y el de un servicio de atención telefónica.
En el vídeo, llamado Proyecto 118, los bomberos de Ginebra rapean un mensaje claro: “118 es nuestro número, si no lo recuerdas, apúntatelo en los slips”. Los bomberos también explican los casos en los que hay que contactar con ellos y los que no.
Más sobre la noticia en:
http://www.elpais.com/articulo/gente/118/numero/apuntatelo/slips/elpepugen/20070925elpepuage_6/Tes
Y el video:

Anuncios

El fin del verano

A ver si se acaba ya!! Este verano parece no tener fin…
No, no es que no me guste esta época del año (aunque prefiero el otoño) pero he de reconocer que es agotadora (al menos para mí).
Cuando estaba currando, era un no parar. Primero en el curro, yendo de un lado para otro haciendo actividades (en mi trabajo en verano es cuando más se “curra”), y luego siempre surge algo. Tomar algo en el parque, o en una terracita, o hay un concierto pequeño de unos conocidos en un bar, o un paseo por la calle o ir a un mirador a ver las estrellas, o lo que sea, el caso es no parar en casa. Que no decaiga el espíritu gambitero.
No hay que olvidarse de los festivales veraniegos, todo un elenco de momentos agotadores (aunque enormemente divertidos). Este año he estado en el FIB (ya se está convirtiendo en una costumbre autoimpuesta por lo que disfruto).
Cuando no curraba, de viaje en viaje ya que “hay que aprovechar”. Además, cuando termine las vacaciones ha de darse la conversación típica:
“Hola, que tal, cuanto tiempo sin verte”
“Bien, ya te digo” (Normal, he estado 15 dias fuera, si te hubiese visto no tendríamos esta conversación)
“¿Dónde has estado?”
“En XXXXX” – Y aquí surgen 2 reacciones dependiendo si has estado en un sitio más o menos interesante o un lugar popular. Este año, que me he ido a 3 sitios (¿veis como no he parado?), he podido ver la enorme diferencia. En todo caso, las palabras siempre son las mismas (aunque no la expresión ni el tono de voz):
“Ah, que bien, ¿Y que tal?”
Y ya depende lo que te quieras explayar cuentas más o menos.
[Se presupone que, cuando vas a un sitio más cool, como Menorca, te lo vas a pasar mejor y vas a ver gran cosas, y si vas a Huelva, pues van a ser unas vacaciones más normales. Bueno, Menorca es mucho más bonito, eso no se puede negar, y tiene mejores playas (aunque no mejores servicios), pero eso no implica que allí te lo vayas a pasar mejor. Pero como se presupone así, la gente entiende que en Menorca te lo has pasado muchísimo mejor.].
Luego, si además en las vacaciones vas con alguien que se empeña en visitar 3 calas al día (o 2 calas y un faro) porque son muy bonitas y sería “imperdonable” perdérselas, pues tu nivel de cansancio va creciendo día a día (súmale a eso un par de salidas nocturnas).
Y es que caminar, de una cala que es preciosa a otra cala preciosa, sólo para conocerlas todas debe tener su sentido (aunque yo no se lo encuentro).
“Y, ¿por qué no nos quedamos en ésta, que estamos de p.m.?”
“Tú calla y camina, que ya verás como es preciosa”
Y te resignas y callas. Total, estás de vacaciones, no tienes ganas de liarla. Y salvo esta caminata infernal bajo un sol abrasador, cuando llegues te lo vas a pasar bien. Eso sí, después de darte un baño hasta que tengas arrugas en los dedos que no se vayan en un mes. Da igual si el agua es cristalina o no (en Menorca en casi todas), tienes tanto calor en el cuerpo que te meterías aunque el agua estuviese más caliente que un caldo.
Sí, ahora he vuelto al curro (y sigo teniendo bastante), pero como no se termina de ir este calor, pues sigue siendo verano y la gente sigue saliendo entre semana. Y, como soy un ser social (y bastante gambitero), no me puedo negar.
Casi tengo ganas de que llegue el otoño. Aparte de porque sea mucho más bonito, más tranquilo y suponga casi siempre un nuevo comienzo, supondrá un pequeño descanso, una tranquilidad y una rutina. Todo eso vendrá porque (aunque luego lo eche de menos) la gente no saldrá entre semana.
Casi que necesito unas vacaciones de las vacaciones… jejeje, que irónica es la vida (ya lo cantaba Alanis Morissette)

El fin del verano 07

A ver si se acaba ya!! Este verano parece no tener fin…
No, no es que no me guste esta época del año (aunque prefiero el otoño) pero he de reconocer que es agotadora (al menos para mí).
Cuando estaba currando, era un no parar. Primero en el curro, yendo de un lado para otro haciendo actividades (en mi trabajo en verano es cuando más se “curra”), y luego siempre surge algo. Tomar algo en el parque, o en una terracita, o hay un concierto pequeño de unos conocidos en un bar, o un paseo por la calle o ir a un mirador a ver las estrellas, o lo que sea, el caso es no parar en casa. Que no decaiga el espíritu gambitero.
No hay que olvidarse de los festivales veraniegos, todo un elenco de momentos agotadores (aunque enormemente divertidos). Este año he estado en el FIB (ya se está convirtiendo en una costumbre autoimpuesta por lo que disfruto).
Cuando no curraba, de viaje en viaje ya que “hay que aprovechar”. Además, cuando termine las vacaciones ha de darse la conversación típica:
“Hola, que tal, cuanto tiempo sin verte”
“Bien, ya te digo” (Normal, he estado 15 dias fuera, si te hubiese visto no tendríamos esta conversación)
“¿Dónde has estado?”
“En XXXXX” – Y aquí surgen 2 reacciones dependiendo si has estado en un sitio más o menos interesante o un lugar popular. Este año, que me he ido a 3 sitios (¿veis como no he parado?), he podido ver la enorme diferencia. En todo caso, las palabras siempre son las mismas (aunque no la expresión ni el tono de voz):
“Ah, que bien, ¿Y que tal?”
Y ya depende lo que te quieras explayar cuentas más o menos.
[Se presupone que, cuando vas a un sitio más cool, como Menorca, te lo vas a pasar mejor y vas a ver gran cosas, y si vas a Huelva, pues van a ser unas vacaciones más normales. Bueno, Menorca es mucho más bonito, eso no se puede negar, y tiene mejores playas (aunque no mejores servicios), pero eso no implica que allí te lo vayas a pasar mejor. Pero como se presupone así, la gente entiende que en Menorca te lo has pasado muchísimo mejor.].
Luego, si además en las vacaciones vas con alguien que se empeña en visitar 3 calas al día (o 2 calas y un faro) porque son muy bonitas y sería “imperdonable” perdérselas, pues tu nivel de cansancio va creciendo día a día (súmale a eso un par de salidas nocturnas).
Y es que caminar, de una cala que es preciosa a otra cala preciosa, sólo para conocerlas todas debe tener su sentido (aunque yo no se lo encuentro).
“Y, ¿por qué no nos quedamos en ésta, que estamos de p.m.?”
“Tú calla y camina, que ya verás como es preciosa”
Y te resignas y callas. Total, estás de vacaciones, no tienes ganas de liarla. Y salvo esta caminata infernal bajo un sol abrasador, cuando llegues te lo vas a pasar bien. Eso sí, después de darte un baño hasta que tengas arrugas en los dedos que no se vayan en un mes. Da igual si el agua es cristalina o no (en Menorca en casi todas), tienes tanto calor en el cuerpo que te meterías aunque el agua estuviese más caliente que un caldo.
Sí, ahora he vuelto al curro (y sigo teniendo bastante), pero como no se termina de ir este calor, pues sigue siendo verano y la gente sigue saliendo entre semana. Y, como soy un ser social (y bastante gambitero), no me puedo negar.
Casi tengo ganas de que llegue el otoño. Aparte de porque sea mucho más bonito, más tranquilo y suponga casi siempre un nuevo comienzo, supondrá un pequeño descanso, una tranquilidad y una rutina. Todo eso vendrá porque (aunque luego lo eche de menos) la gente no saldrá entre semana.
Casi que necesito unas vacaciones de las vacaciones… jejeje, que irónica es la vida (ya lo cantaba Alanis Morissette)

Tonterías que se pegan

Yo creo que es inevitable.
Como alguna tontería te guste o te haga gracia, la acabas adoptando como propia.
A mi me pasa continuamente, pero una que repito y nadie entiende es la de este video:

Y claro, cuando me pongo a preguntar que dónde irá el pelirrojo o que si mira el de la furgoneta, la gente se queda con cara de póquer.
Bueno, a veces me encuentro con alguien que, milagrosamente, ha visto el vídeo, y no me siento como un estúpido repitiendo las manidas frases.
También cuando tengo una pera en la mano, y la llamo Maria Elena, o hablo del Cocodrilo Pornográfico la gente se me queda mirando como si acabase de decir que Bush tiene intelecto. Tambien cuando digo “para estas cantidades” o “dicen que es la misma pero no es la misma” (de la serie Roseanne).
Por suerte cuando suelto alguna frase de Homer Simpson como “Me aburro” o “Quiero mi bocadillo” que la gente ha visto no sé cuantas veces. Me gusta la de “Hijos os habéis esforzado, y para qué? para hacer el ridículo, la moraleja es: no os esforcéis“.
Y más reciente el “Zas, en toda la boca
En ese aspecto, mi amigo Kaskete (y en ocasiones Andrinete o Henry) es el que me surte de chascarrillos que acaba repitiendo todo el grupo, como:
“En España, y también en Portugal”, “¿Tú eres de Yiy’s o Pulgaryiy’s?”, y otras cuantas…
Frases que, sin el momento adecuado (y una debida repetición) no tienen la gracia que en persona.

En fin, ¿quién no tiene coletillas?

Tonterías que se pegan

Yo creo que es inevitable.
Como alguna tontería te guste o te haga gracia, la acabas adoptando como propia.
A mi me pasa continuamente, pero una que repito y nadie entiende es la de este video:

Y claro, cuando me pongo a preguntar que dónde irá el pelirrojo o que si mira el de la furgoneta, la gente se queda con cara de póquer.
Bueno, a veces me encuentro con alguien que, milagrosamente, ha visto el vídeo, y no me siento como un estúpido repitiendo las manidas frases.
También cuando tengo una pera en la mano, y la llamo Maria Elena, o hablo del Cocodrilo Pornográfico la gente se me queda mirando como si acabase de decir que Bush tiene intelecto. Tambien cuando digo “para estas cantidades” o “dicen que es la misma pero no es la misma” (de la serie Roseanne).
Por suerte cuando suelto alguna frase de Homer Simpson como “Me aburro” o “Quiero mi bocadillo” que la gente ha visto no sé cuantas veces. Me gusta la de “Hijos os habéis esforzado, y para qué? para hacer el ridículo, la moraleja es: no os esforcéis“.
Y más reciente el “Zas, en toda la boca
En ese aspecto, mi amigo Kaskete (y en ocasiones Andrinete o Henry) es el que me surte de chascarrillos que acaba repitiendo todo el grupo, como:
“En España, y también en Portugal”, “¿Tú eres de Yiy’s o Pulgaryiy’s?”, y otras cuantas…
Frases que, sin el momento adecuado (y una debida repetición) no tienen la gracia que en persona.

En fin, ¿quién no tiene coletillas?