10 días de FIB

Sí, ya sé que el FIB no dura 10 días. Ni aunque cuentes con que puedes acampar, en ese camping que parece Auswitz, desde el lunes, podrías estar 10 días. Pero bueno, como cada uno/a vive el FIB a su manera, yo contaré la mía.
Supongo (aún no he tenido tiempo de comprobarlo) que habrá blogs que han hecho la crítica de los conciertos del FIB, que si Placebo fue decepcionante, que si The Strokes fue la leche… Yo, como me considero mal crítico de música pero muy melómano, haré una crónica, pero no una crítica (o será mínima).
Llegué el lunes algo tarde, y sólo nos dió tiempo de cenar y salir de marcha. Nos fuimos a una zona de bares que anda por el centro. Una vez en la plaza, nos movimos por los bares según la música (ya que de precios, ambientes o tipos de gente no conocíamos nada). Tras visitar alguno, nos centramos en uno que ponían música popera tipo FIB (según nos dijeron después, sólo durante esa semana). Como yo no conducía (por una vez), el bar nos gustó, la música también y el ambiente no estaba mal (gente de buen rollo), allí nos quedamos “tirándole a los palomos” (bebiendo).
El martes, tras estrellar mi coche contra un bolardo, comimos por la playa del torreón y playita. Por la noche, tras volver al bar del lunes (conocido por nosotros por “La Luna” de Benicassim), conocimos una zona de discotecas cerca del Aquarama, gracias a una chica con la que tuzareamos en la cola del baño del bar. Lo que al principio me pareció un rollo y una disco más del típico pachum-pachum reggaetoniano, acabó en una fiesta de la espuma con cachondeo, buen rollo, buena música, bikinis, alcohol y baile, mucho baile. Ni que decir que todos acabamos empapados de la cabeza a los pies, pero muy satisfechos.
Al día siguiente, Miércoles, una paellita (muy buena) en un bar de la playa del torreón, acompañada de una sangría fresquita (muy mala y muy cara). No sé porqué, pero todas las sangrías que he probado por allí no saben muy bien (quizá elegí mal los sitios).
Por la noche volvimos a la K-sim (creo que se escribía así), la discoteca del día anterior, ya que nos dijeron que pinchaba DJ Amable, de la discoteca Razzmatazz de Barcelona (donde estuve el año pasado). Nos lo pasamos bien, ya que el tío pinchó temazos (comercial) y los mezcló bien. Tambíen tocó Dorian, que pasó sin pena ni gloria. Sudamos como medio litro cada uno/a. Es aconsejable llevarse un abanico, que, aunque pueda quedar hortera o afeminado, tras dos horas de estar calado, rodeado de gente igual que tú, las apariencias dan igual. Además, hasta proporciona ocasiones para ligar.
El jueves comenzó el festival. Llegamos 2 horas tarde ya que llevabamos mucho tute en el cuerpo, pero a tiempo para ver Scissor Sisters. Bailamos mucho de nuevo, pero aún más con un DJ que vino después, un tal Erol Alkan. Mucha fiesta, buen rollo, sudores, abanico, flirteo, etc.
Acabamos cerrando carpas. Y es que es totalmente aconsejable visitar las carpas. Ir a los conciertos y no visitar y bailar en las carpas es perderse mucha esencia del FIB. Es un error que cometí hace un par de años, y que no pienso repetir.
El viernes los conciertos estuvieron bien, con Pixies, el único concierto al que me fui alante, pero con el incidente de que se cargaron la valla, lo estropearon. Sudé lo que había bebido las 2 noches anteriores. En los demás conciertos lo pasé bien, pero fue de nuevo en las carpas donde se cocía la verdadera fiesta. No me considero un fiestero de esos que van arrasando, pero la ocasión, el ambiente y el buen rollo lo merecía. Esta vez no cerramos carpas ya que camelamos a unas chicas para que se vinieran a nuestro piso. Conducir de mañana con el sol en la cara y tras agotamiento de bailar, es un momento muy chungo. Menos mal que previamente nos habíamos tirado en el cesped a echarnos unas risas y bebiendo cocacola se me había pasado el pedo tontín que había tenido…
El sábado otra vez levantarse tarde para ver unos buenos conciertos donde me lo pasé muy bien. Jay Jay Johanson (que no lo conocía) me sorprendió muy gratamente. Pin y Pon hicieron una sesión muyu buena. Esta vez sí que fuimos cerrando carpas, y la caminata hasta el piso de media mañana fue horrible. Aún así, dormir en una cama como diox manda, sin el calor ni el hacinamiento del camping, es una delicia.
El domingo de nuevo tarde, vimos y escuchamos la primera de Madness desde el piso (sí, se veía el escenario verde desde allí). Llegamos como a mitad de concierto, lo justo para bailar animadamente. Con la canción de Home de Depeche Mode se me pusieron los pelos de punta. Flipaba. Me bajó un poco el rollito Placebo, pero hay alcohol, chavalitas y buena compañía, así que seguimos (que para eso hemos venido).
Momento ecléctico con The Rakes, algo de carpa y a dormir.
Al dia siguiente, fiesta en la playa. Tras pillar alcohol y buen sitio (y eso es complicado, amigos/as) empezó la Terremoto de Alcorcón a presentar el certamen y ganadores de Cortos. Tras eso se pusieron a pinchar. Recuerdo el buen rollo y como poco a poco se iba llenando la playa, y como me bebía un cubata tras otro. Tras irme un rato al centro del meollo con 2 amigas, volví casi inconsciente (del pedo y el calor), pero como la fiesta continúa, ni tumbarse ni leches (la ocasión lo merecía). A continuación un rato difuso en el que acaparé el abanico como si me fuese la vida en ello. Acabaron pinchando unos el chumba chumba maquinero y la fiesta decayó un poco. Volvimos al piso, pero duramos 5 minutos para irnos a bañar a la playa (que fotos tengo de esos momentos… para enmarcar).
El martes, día de descanso. Un día de playita relajada, siesta, y mariscada que aconsejo a todo el mundo. Hubo gente que se volvió ese día. Pero yo aconsejo que os quedeis (si podeis) un día más. La experiencia habla por sí misma. El baño en la playa por la noche en ropa interior, acompañado de lambrusco y absenta fue de lo mejor de aquellos días.
El miercoles, mas apenado y añorante que otra cosa, tras recoger y descansar bien, nos volvimos a casa.
Creo que el año que viene repito.

Vocablos que conviene saber:
Pintar. Dícese de dibujar unas “rayas” sobre material pulido.
Acristalar. Dícese de tomar MDMA (también M o Cristal) e ir bien puesto.
Ser Kandinsky Jones: transformarse en “pintor”.
Amarillo. Dícese del hecho de que te siente mal la droga y/o la bebida y se te ponga la cara de ese color.

Y como mini-resumen que ya colgué en mi fotolog:
Noches en las que me eché a dormir siendo ya de día: 9.
Noches en las que abusé del alcohol en mayor o menor medida: 9 (aunque casi todas en menor).
Noches en las que salí a darlo todo-todo: 6.
Días que me levanté con ganas de vomitar: 1 (el miércoles 26 por la mañana…. ayyy, el lambrusco).
Veces que pinté: 0.
Veces que acristalé: 0.
Gente que conocí: pufff.
Momento más eufórico: en las fotos con Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla (y las conversaciones sobre Superman). Y la fiesta de la espuma.
Momento más chungo: el martes 25 por la mañana.
Momento más tenso: cuando iba conduciendo el coche de Cris /micolapiz.
Momento más cómplice: con Ol y Cris en el cesped y luego en la cama.
Momento más difuso: en la fiesta en la playa (ni sé la hora).
Momento más histriónico: con Andri, Rubén y Ruth en el concierto de The Rakes.
Momento más extraterrestre: Kandinsky matutino (no participé).
Momento que me gustaría repetir cada cierto tiempo: la última noche en la playa con los 3 selenitas.
Rey de la fiesta: Andrinete (indiscutible).

10 días de FIB

Sí, ya sé que el FIB no dura 10 días. Ni aunque cuentes con que puedes acampar, en ese camping que parece Auswitz, desde el lunes, podrías estar 10 días. Pero bueno, como cada uno/a vive el FIB a su manera, yo contaré la mía.
Supongo (aún no he tenido tiempo de comprobarlo) que habrá blogs que han hecho la crítica de los conciertos del FIB, que si Placebo fue decepcionante, que si The Strokes fue la leche… Yo, como me considero mal crítico de música pero muy melómano, haré una crónica, pero no una crítica (o será mínima).
Llegué el lunes algo tarde, y sólo nos dió tiempo de cenar y salir de marcha. Nos fuimos a una zona de bares que anda por el centro. Una vez en la plaza, nos movimos por los bares según la música (ya que de precios, ambientes o tipos de gente no conocíamos nada). Tras visitar alguno, nos centramos en uno que ponían música popera tipo FIB (según nos dijeron después, sólo durante esa semana). Como yo no conducía (por una vez), el bar nos gustó, la música también y el ambiente no estaba mal (gente de buen rollo), allí nos quedamos “tirándole a los palomos” (bebiendo).
El martes, tras estrellar mi coche contra un bolardo, comimos por la playa del torreón y playita. Por la noche, tras volver al bar del lunes (conocido por nosotros por “La Luna” de Benicassim), conocimos una zona de discotecas cerca del Aquarama, gracias a una chica con la que tuzareamos en la cola del baño del bar. Lo que al principio me pareció un rollo y una disco más del típico pachum-pachum reggaetoniano, acabó en una fiesta de la espuma con cachondeo, buen rollo, buena música, bikinis, alcohol y baile, mucho baile. Ni que decir que todos acabamos empapados de la cabeza a los pies, pero muy satisfechos.
Al día siguiente, Miércoles, una paellita (muy buena) en un bar de la playa del torreón, acompañada de una sangría fresquita (muy mala y muy cara). No sé porqué, pero todas las sangrías que he probado por allí no saben muy bien (quizá elegí mal los sitios).
Por la noche volvimos a la K-sim (creo que se escribía así), la discoteca del día anterior, ya que nos dijeron que pinchaba DJ Amable, de la discoteca Razzmatazz de Barcelona (donde estuve el año pasado). Nos lo pasamos bien, ya que el tío pinchó temazos (comercial) y los mezcló bien. Tambíen tocó Dorian, que pasó sin pena ni gloria. Sudamos como medio litro cada uno/a. Es aconsejable llevarse un abanico, que, aunque pueda quedar hortera o afeminado, tras dos horas de estar calado, rodeado de gente igual que tú, las apariencias dan igual. Además, hasta proporciona ocasiones para ligar.
El jueves comenzó el festival. Llegamos 2 horas tarde ya que llevabamos mucho tute en el cuerpo, pero a tiempo para ver Scissor Sisters. Bailamos mucho de nuevo, pero aún más con un DJ que vino después, un tal Erol Alkan. Mucha fiesta, buen rollo, sudores, abanico, flirteo, etc.
Acabamos cerrando carpas. Y es que es totalmente aconsejable visitar las carpas. Ir a los conciertos y no visitar y bailar en las carpas es perderse mucha esencia del FIB. Es un error que cometí hace un par de años, y que no pienso repetir.
El viernes los conciertos estuvieron bien, con Pixies, el único concierto al que me fui alante, pero con el incidente de que se cargaron la valla, lo estropearon. Sudé lo que había bebido las 2 noches anteriores. En los demás conciertos lo pasé bien, pero fue de nuevo en las carpas donde se cocía la verdadera fiesta. No me considero un fiestero de esos que van arrasando, pero la ocasión, el ambiente y el buen rollo lo merecía. Esta vez no cerramos carpas ya que camelamos a unas chicas para que se vinieran a nuestro piso. Conducir de mañana con el sol en la cara y tras agotamiento de bailar, es un momento muy chungo. Menos mal que previamente nos habíamos tirado en el cesped a echarnos unas risas y bebiendo cocacola se me había pasado el pedo tontín que había tenido…
El sábado otra vez levantarse tarde para ver unos buenos conciertos donde me lo pasé muy bien. Jay Jay Johanson (que no lo conocía) me sorprendió muy gratamente. Pin y Pon hicieron una sesión muyu buena. Esta vez sí que fuimos cerrando carpas, y la caminata hasta el piso de media mañana fue horrible. Aún así, dormir en una cama como diox manda, sin el calor ni el hacinamiento del camping, es una delicia.
El domingo de nuevo tarde, vimos y escuchamos la primera de Madness desde el piso (sí, se veía el escenario verde desde allí). Llegamos como a mitad de concierto, lo justo para bailar animadamente. Con la canción de Home de Depeche Mode se me pusieron los pelos de punta. Flipaba. Me bajó un poco el rollito Placebo, pero hay alcohol, chavalitas y buena compañía, así que seguimos (que para eso hemos venido).
Momento ecléctico con The Rakes, algo de carpa y a dormir.
Al dia siguiente, fiesta en la playa. Tras pillar alcohol y buen sitio (y eso es complicado, amigos/as) empezó la Terremoto de Alcorcón a presentar el certamen y ganadores de Cortos. Tras eso se pusieron a pinchar. Recuerdo el buen rollo y como poco a poco se iba llenando la playa, y como me bebía un cubata tras otro. Tras irme un rato al centro del meollo con 2 amigas, volví casi inconsciente (del pedo y el calor), pero como la fiesta continúa, ni tumbarse ni leches (la ocasión lo merecía). A continuación un rato difuso en el que acaparé el abanico como si me fuese la vida en ello. Acabaron pinchando unos el chumba chumba maquinero y la fiesta decayó un poco. Volvimos al piso, pero duramos 5 minutos para irnos a bañar a la playa (que fotos tengo de esos momentos… para enmarcar).
El martes, día de descanso. Un día de playita relajada, siesta, y mariscada que aconsejo a todo el mundo. Hubo gente que se volvió ese día. Pero yo aconsejo que os quedeis (si podeis) un día más. La experiencia habla por sí misma. El baño en la playa por la noche en ropa interior, acompañado de lambrusco y absenta fue de lo mejor de aquellos días.
El miercoles, mas apenado y añorante que otra cosa, tras recoger y descansar bien, nos volvimos a casa.
Creo que el año que viene repito.

Vocablos que conviene saber:
Pintar. Dícese de dibujar unas “rayas” sobre material pulido.
Acristalar. Dícese de tomar MDMA (también M o Cristal) e ir bien puesto.
Ser Kandinsky Jones: transformarse en “pintor”.
Amarillo. Dícese del hecho de que te siente mal la droga y/o la bebida y se te ponga la cara de ese color.

Y como mini-resumen que ya colgué en mi fotolog:
Noches en las que me eché a dormir siendo ya de día: 9.
Noches en las que abusé del alcohol en mayor o menor medida: 9 (aunque casi todas en menor).
Noches en las que salí a darlo todo-todo: 6.
Días que me levanté con ganas de vomitar: 1 (el miércoles 26 por la mañana…. ayyy, el lambrusco).
Veces que pinté: 0.
Veces que acristalé: 0.
Gente que conocí: pufff.
Momento más eufórico: en las fotos con Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla (y las conversaciones sobre Superman). Y la fiesta de la espuma.
Momento más chungo: el martes 25 por la mañana.
Momento más tenso: cuando iba conduciendo el coche de Cris /micolapiz.
Momento más cómplice: con Ol y Cris en el cesped y luego en la cama.
Momento más difuso: en la fiesta en la playa (ni sé la hora).
Momento más histriónico: con Andri, Rubén y Ruth en el concierto de The Rakes.
Momento más extraterrestre: Kandinsky matutino (no participé).
Momento que me gustaría repetir cada cierto tiempo: la última noche en la playa con los 3 selenitas.
Rey de la fiesta: Andrinete (indiscutible).

Pido perdón

Me he ido al FIB esta semana anterior y no lo avisé.
Claro, tampoco he podido actualizar como diox manda.
Acabo de llegar, y despueś de llevar 8 días intensos forzando la maquinaria a tope, ahora tampoco tengo mucha voluntad para contarlo, pero os prometo que haré una crónica personal.
Ha sido muy fuerte y ha habido mucha fiesta. Y todo ello sin droga (si no contamos el alcohol, claro).
Las fotos, que las ví antes de partir… reveladoras.
Un saludo y mañana nos vemos.

Pido perdón

Me he ido al FIB esta semana anterior y no lo avisé.
Claro, tampoco he podido actualizar como diox manda.
Acabo de llegar, y despueś de llevar 8 días intensos forzando la maquinaria a tope, ahora tampoco tengo mucha voluntad para contarlo, pero os prometo que haré una crónica personal.
Ha sido muy fuerte y ha habido mucha fiesta. Y todo ello sin droga (si no contamos el alcohol, claro).
Las fotos, que las ví antes de partir… reveladoras.
Un saludo y mañana nos vemos.

El peor video de la historia

Catalogado como el peor vídeo de la historia.
Bueno, quizá no sea del todo correcto, pero he de reconocer que si no lo es, se acerca bastante al concepto.

Esa gente se querrá esconder cada vez que su vídeo se emita por ahí. Yo, como mínimo diría que me drogaron y/o amenazaron a toda mi familia.

Joer, que artista el Cuarteto Obrero, una especie de Chivi argentino. En una cámara oculta a 5 presentadoras, que lo flipan como nos pasaría a todos/as.
1) Amor a primera vista
2) Te voy a romper el orto
3) Oda a Jackie
4) Que puta barata
5) Vení a mi casa